El Gobierno mexicano canceló de manera definitiva las operaciones de la aerolínea Avolar por falta de recursos financieros, mientras que a Novair la suspendió hasta que cubra un adeudo en impuestos, según fuentes oficiales.

Funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes exigió a Avolar que demostrara su capacidad financiera y garantizara instalaciones adecuadas para atender sus aeronaves.

La aerolínea no pudo cumplir en el plazo establecido, explicó el director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Gilberto López Meyer.

En agosto pasado las autoridades aeronáuticas le habían aplicado una sanción a Avolar por el impago de impuestos de 131,2 millones de pesos, unos 10 millones de dólares, y desde ese mes se vio obligada a poner en tierra sus aviones.

En tanto, Novair fue notificada de que se mantendrán suspendidas sus operaciones mientras no pague un adeudo de 20 millones de pesos, 1,5 millones de dólares, por concepto de uso del espacio aéreo.

Novair, que al igual que Avolar fue advertida en agosto de que debería cubrir sus impuestos, logró interponer un amparo judicial para evitar la suspensión de vuelos, pero las autoridades rechazaron este martes el recurso legal.

Varias aerolíneas mexicanas en situación complicada

La aerolínea Aviacsa evitó la suspensión, ya que a última hora decidió cubrir una parte de sus adeudos, que en total suman 200 millones de pesos, 15 millones de dólares.

El responsable de Asuntos Jurídicos del ministerio de Comunicaciones, Gerardo Sánchez, informó por su parte que otras líneas aéreas presentan atrasos en sus pagos por concepto de impuestos, aunque aclaró que por el momento los adeudos no ameritan la suspensión de operaciones.

Varias aerolíneas mexicanas atraviesan por una difícil situación y algunas han sido suspendidas por las autoridades este año, como es el caso de Aerocalifornia.

La semana pasada, la aerolínea mexicana de vuelos fletados Aladia suspendió todas sus operaciones y se sometió a un proceso de quiebra.

Fuente: Hosteltur